Receta de tarta de queso con fresas

Tiempo de realización: 30m Nº de comensales: 4

La tarta de queso es uno de los postres más conocidos del mundo y se puede combinar con una gran cantidad de fruta que da lugar a diferentes tipos de tortas, como la tarta de queso con fresas o la tarta de queso con arándanos.
Gracias a su popularidad, este pastel se ha convertido, junto con el de zanahoria, los muffins de vainilla o las galletas de chocolate, en uno de los postres más fáciles de encontrar en cualquier tipo de cafetería, pero tenga en cuenta que estos postres son siempre más ricos y hechos en casa.
Así que, ¿quieres saber cómo puedes cocinar tu propio pastel de queso con fresas? Sigue los pasos de PostreDulce.com y verás lo fácil que es!
Ingredientes:
1 paquete de galletas MarÃa
80 gr. de mantequilla
1 cucharada de esencia de vainilla
500 gr. de queso crema
500 g de nata/”>crema de montar
80 gr. de azúcar
1 sobre de cuajada
1 sobre de gelatina
100 gr. de fresas

Preparar una tarta de queso con fresas Lo primero que vamos a hacer es preparar la base de la tarta. Para ello, coloque las galletas en un bol y mójelas lo más pequeñas que pueda. Tan pronto como los tenga listos, derrita la mantequilla en el microondas por un par de segundos y luego póngala en el tazón junto con las galletas. Mézclalo todo junto. Ponga la mezcla que acaba de preparar en el molde en el que va a hacer la torta y asegúrese de extender la masa por todo el molde y dejarla prensada. Esto hará que la base sea más fuerte y rica. Tan pronto como lo esté, ponga el molde en la nevera. Vamos a preparar la base de queso ahora. Tomar una olla y ponerla a fuego lento con la crema, el queso, la cuajada y el azúcar. Dejar cocer un máximo de dos minutos y mover para que la cuajada actúe. En cuanto veas que el queso empieza a derretirse, añade la gelatina y la esencia de vainilla a la olla y sigue moviéndote. Si su salsa ya es más densa, saque el molde del refrigerador, vierta la mezcla sobre la base de la galleta y cubra el pastel con una película transparente. Vuelve a poner el pastel en la nevera. Tiene que ser de unas tres horas para que sea sólido y pueda comerse fácilmente. Una vez transcurrido este tiempo, lavar las fresas, cortarlas y repartirlas con cuidado sobre la tarta. ¡Tu tarta de queso y fresa está lista! Si quieres, puedes acompañarlo con mermelada de fresa o nutella, pruébalo y verás lo delicioso que es!

¿Te gustó este postre?

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Recibe las mejores recetas en tu email

Prometemos no ser pesados, solo te mandaremos un resumen semanal

He leído y acepto la política de privacidad